Seguidores

martes

Alcohol, mentiras, gritos, agresiones, lagrimas...  es demasiado grande ese paquete para un adolescente de 16 años.
Llega un momento donde me pongo a cuestionar todo. ¿Soy yo la que esta haciendo las cosas mal o ellos? ¿Hice algo tan malo en mi pasado para merecerme todo esto?... Pareciera que mi 'yo' del pasado se mando una GRAN cagada y ahora la estoy pagando yo, con una agonía, un sufrimiento constante, con un lucha externa e interna que pareciera que nunca va a terminar.
Luchando contra 'los mios', contra esos que me dijieron que nunca me iban a hacer sufrir, que iban a ser mi protección, los que nunca haría algo que me hiciera llorar de la forma que lo hago ahora.
Ya no me va el papel de fuerte, no soporto nada de esto. Soy un ave enjaulada, un ave que intento escaparse miles de veces de esta situación pero quedo atrapada en las rejas de la jaula.
¿Por qué? ¿Por qué yo? ¿Por qué me pasa a mi ? ¿Por qué me lo hacen ellos? A lo mejor si todo este sufrimiento me lo causara alguien menos importante, alguien de quien de quien yo pudiera esperarlo, dolería menos... creo. Pero no, ¿Por qué mis papas? ¿Por que mi familia? Mi propia sangre me esta destruyendo muy de a poco. Y no tienen piedad de mi, ni siquiera lastima.
NO SOY FUERTEEEEEEE, ESCUCHENMEEEEE! NO SE NADA DE ESTA VIDA Y USTEDES ME ESTAN HACIENDO CRECER DE GOLPE, SIN PREAMBULO ALGUNO! ESCUCHENMEEEEEEEEE, SOY ADOLESCENTE! NECESITO UN ABRAZO, NECESITO UN HOMBRO DONDE LLORAR, NECESITO QUE ALGUIEN ME ESCUCHEEEEEEEEE.
¿Creen que tengo un corazón de hierro? Que mis oidos no funcionan? que mis sentidos tampoco? ...
Tengo tantas cosas que decirle a todos, pero nadie me escucha. Estoy tan sola en este mundo que ya ni ganas de pertenecer tengo.
Admiro esa gente que tiene el coraje y la valentía de pensar en ellos, en su propia persona, y poder escapar de situaciones como estas... y no sean de corazones débiles como yo, que me quedo tratando de ayudar a que todos estén bien, que todos tiren sus problemas sobre mi... fingiendo que puedo soportar todo cuando ni siquiera me aguanto un dolor de uña... pero eso nadie lo nota, nadie me conoce, nadie me presta la atención que deberían.
Todos se llenan la boca hablando de mis logros, pero nadie me acompaña en mis fracasos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario